Después de dar el abrazo al Santo y recibir su bendición, a 3 o 4 jornadas (88 km. de Santiago de Compostela) se encuentra Finisterre. Las etapas del Camino de Finisterre – Fisterra/Muxia son un perfecto aliado para terminar de sosegar el alma y purificar el cuerpo en las bravas aguas del Atlántico en la “Costa da Morte”.
El peregrino bien merece el disfrute que, sin duda, hallará en la belleza de su paisaje, en la simpatía y bondad de sus gentes, en la gastronomía, en la cultura y en las leyendas de sus pueblos, muy arraigados en la tradición Jacobea.

Quemador artificial en el cabo de Finisterra

La costumbre dice que el peregrino, cuando llegue a la costa, queme algunas de sus pertenencias usadas en el largo Camino. En un acto de purificación y renovación (en el cabo existen dos quemadores artificiales provistos para dicho ritual).

Pero lo que realmente sorprende, por ser un espectáculo indescriptible, son las puestas de sol, al atardecer. Lentamente se sumerge en las aguas del Océano coloreándolas de rojo sangre, en un juego de profundidad, luces y colores.

Camino hacia Finisterre

Quemador artificial de camino hacia Finisterre

Antiguamente era también costumbre coger de las costas de Finisterre una Vieira o “Concha del Peregrino” certificando de regreso a casa que habías llegado al final del camino.

Visita “El Fin de la Tierra” (Finisterre) donde lo pagano y religioso se fusionan, donde el cabo, las costas, los atardeceres y paisajes harán que se complete la experiencia de tu peregrinaje.

Valora este artículo con estrellitas

PobreRegularEstá bienMuy BuenoExcelente (3 votos, valoración: 5,00 de 5)

Cargando…

Si te ha gustado…

Comparte este artículo en Facebook, Google o Twitter para sacarnos los colores :)

Pin It en Pinterest