¿ Quieres saber cual es el mejor cuidado de los pies para el Camino de santiago? ¿Te gustaría hacer el Camino de Santiago pero no quieres que se convierta en una auténtica pesadilla para tus pies? Cuando realizamos grandes recorridos a pie, las ampollas están a la orden del día y hay que cuidarlos.

Pero, ¿qué hacer para que no te salgan estas temidas ampollas en los pies? El mejor remedio es saber cómo evitarlas. Y es que la elección de un calzado inadecuado puede ser letal para tu trayecto. Por eso hoy te vamos a contar una serie de consejos para que los pies no te dejen a medio camino. ¡Toma nota de todos ellos!

Antes de comenzar el Camino

Para ponerte en marcha con tu aventura hacia Santiago de Compostela, lo primero de todo es hacerte con el mejor equipo para cuidar la salud de tus pies. Por lo tanto, tendrás que revisar todo el equipamiento que llevas contigo.

Antes de nada, debes revisar si vas a contar con el calzado adecuado. Observa que tus botas, zapatos o cualquier calzado que tengas pensado utilizar durante el recorrido no tenga ningún defecto superficial. Así como también tienes que prestar atención al estado de los cordones de tu calzado, ya que es muy importante para que te proporcionen un agarre seguro en los pies.

Otro punto son los calcetines, lleva contigo uno o dos pares adicionales que estén totalmente limpios. De esta forma podrás cambiártelos cuando estén sucios o húmedos, y evitarás que cualquier hongo o bacteria infecte tus pies.

Por otra parte, también es importante que utilices talco u cualquier otro protector antihongos para evitar la formación de éstos. El talco también te ayudará a proteger tus pies de las posibles rozaduras y de otras complicaciones que puedan encontrarte por el camino.

Elegir el calzado adecuado

¿Qué zapato es el ideal para que no sufras las incómodas ampollas? El calzado adecuado son las botas de montaña o las zapatillas de trekking. Además de elegir este tipo de calzado, también es fundamental que las botas o las zapatillas por las que te decantes estén usadas. ¿ Por qué? Porque si ya has estado andando con el calzado que decidas llevarte al Camino, tu pie ya estará adaptado a él y no sufrirá ninguna dolencia. 

  • Las botas de montaña son ideales si vas a hacer el Camino en los meses más fríos del año. De esta forma tus pies estarán protegidos del clima y podrás atravesar todo tipo de superficie sin preocupaciones, ya que gracias a este tipo de calzado tus pies no sufrirán lesiones tan fácilmente. 

Lo mejor de este tipo de calzado es que te brinda una mayor sujeción sobre el terreno y tus pies estarán totalmente protegidos de lo que les pueda pasar durante el trayecto.

  • Las zapatillas de trekking son perfectas para la temporada de primavera y verano. Te ofrecen la misma protección que las botas de montaña y tus pies tendrán una mejor movilidad para esta época del año.

Los calcetines también importan

Por sorprendente que te pueda parecer, los calcetines pueden ser los principales causantes del origen de las temidas ampollas y hongos de los pies, ya sea por pasar por un terreno con agua o por el roce del mismo.

Para evitar que se formen hongos y ampollas en tus pies, es muy recomendable que lleves en tu mochila 2 pares de calcetines de algodón para cambiártelos en el momento en el que los notes incómodos o mojados.

Prepara un pequeño botiquín

Es totalmente recomendable preparar un botiquín para cuidar tus pies. ¿Qué tienes que llevar en este pequeño botiquín?

  • Alcohol o cualquier otro agente desinfectante (antiséptico).
  • Gasas para hacer cualquier tipo de de vendaje en caso de lesión.
  • Crema para hidratar los pies.
  • Pomadas para heridas.
  • Aguja para suturar, en caso de que la herida sea de gran tamaño.
  • Vaselina para después de cada caminata y antes de ponerte los calcetines.

Con este pequeño botiquín tus pies estarán más que a salvo durante la ruta. 

Mima tus pies con una correcta hidratación

No solo con llevar calcetines limpios y las botas adecuadas será suficiente. También es esencial mimar tus pies como lo haces con cualquier parte del cuerpo. 

Los pies también necesitan estar hidratados y cuidados. En el mercado existen una gran variedad de cremas hidratantes para tus pies; desde las hidratantes normales hasta las cremas que son indicadas para el cansancio o para la relajación muscular de esta parte del cuerpo tan vital para nosotros. 

Además de mantener una correcta hidratación en tus pies, recuerda que también es fundamental que apliques vaselina después de cada recorrido, y talco antes de ponerte en marcha. De esta forma evitarás las ampollas y que los hongos y bacterias se alojen en tus pies.

Cuídalos después de cada etapa

Es importante que trates a tus pies con suma importancia. Las primeras complicaciones en el camino de Santiago se deben principalmente a que a los peregrinos o las personas que hacen este camino se le hacen ampollas o heridas debido a los largos trayectos. 

¿Qué pasa si te salen ampollas en los pies durante el trayecto? Para eliminar las sufridas ampollas es recomendable que la pinches con una aguja esterilizada, para vaciar el líquido de la misma. Una vez hecho esto, recuerda utilizar la pomada antiséptica o yodada, y posteriormente ponerte una tirita indicada para este tipo de heridas.

Recuerda que la salud de tus pies y su correcto cuidado te ayudará a cumplir con cualquier etapa que tengas en esta aventura hacia Santiago de Compostela. ;-)

Valora este artículo con estrellitas

PobreRegularEstá bienMuy BuenoExcelente (3 votos, valoración: 5,00 de 5)

Cargando…

Si te ha gustado…

Comparte este artículo en Facebook, Google o Twitter para sacarnos los colores :)

Pin It en Pinterest